Gestión de residuos no peligrosos

En Recuperaciones Colmenar, S.L. nos ocuparnos de la gestión de residuos no peligrosos, recogida en origen, transporte, clasificación, recuperación o eliminación. Todo esto realizado de una manera segura y fiable, adaptándonos en todos los casos a las necesidades de nuestros clientes y al respeto a la naturaleza. Realizamos la gestión integral de todo tipo de residuos. Se considera residuo a cualquier sustancia y objeto que su poseedor deseche o tenga la obligación de desechar.

  • Los residuos domésticos son los residuos generados en los hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios e industrias.
  • Los residuos comerciales son los residuos generados por la actividad propia del comercio al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, así como del resto del sector servicios.
  • Los residuos industriales son los residuos resultantes de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento generados por la actividad industrial, excluidos los residuos cuyo tratamiento sea especial por la naturaleza del residuo.

Clases de residuos

Los residuos suelen clasificarse en cuatro grupos distintos: los domiciliarios, que son los que generamos en nuestros hogares, los industriales, que generan las industrias, y que pueden contener elementos peligrosos dependiendo de su actividad, los agropecuarios, los que se generan generalmente en el sector primario: la agricultura, ganadería, etc., y los hospitalarios, que entran de lleno en la categoría de peligrosos.

Los residuos no peligrosos también han de separarse convenientemente, para poder proceder a su reciclaje o reutilización. En el caso de aquellos que se pueden reciclar, incluimos todos los envases de plástico, así como los de polietileno y aluminio, cualquier objeto que esté realizado con papel o cartón, desde folios hasta cajas, y el vidrio, que puede recuperarse completamente con la misma calidad que tenía en un principio. También se pueden aprovechar los desechos orgánicos para muchas funciones, siempre que sean convenientemente separados del resto. Sea cual sea el volumen y la naturaleza de sus residuos, podemos ocuparnos de ellos, ya que disponemos de las más modernas técnicas de gestión de los mismos, y empleamos los procesos más respetuosos con el medio ambiente.